Cinco formas de liarda parda en las redes sociales

Cinco formas de liarda parda en las redes sociales

móvil

Las redes sociales pueden hundir tu reputación en sólo un minuto. Son una excelente herramienta para estar conectado laboral o socialmente pero si no tienes cuidado pueden convertirse en un grave problema. Aquí tienes cinco ejemplos de las meteduras de pata más comunes.

1- El famoso «Me Gusta» que en realidad ‘no me gustaba’. ¿Quién no ha recibido un me gusta de alguien que no conoce? O lo que es peor, de alguien que conoce pero no para bien. Este tipo de error lo suelen cometer l@s ex cotillas. Facebook e Instagram permiten cierto grado de cotilleo por lo que l@s psico-despechad@s urgan en este tipo de redes con el fin de recabar datos. Pueden llegar a confundirse incluso mandando solicitud de amistad al nuevo ligue de su expareja. También esta modalidad de error puede producirse con el primo guapo de tu amiga o la compañera sexy de tu trabajo. Ya sabes si cotilleas… No dejes rastro (por cierto, no vale anular amistad o quitar el «me gusta» la notificación llega igualmente al usuario).

.

2- Los grupos. Un nivel de actividad alto en grupos de WhatsApp puede ser muy peligroso. Sobre todo los del trabajo. ¿Quién no se ha confundido de grupo al tener varias conversaciones abiertas al mismo tiempo? «Pensaba que estaba hablando con mi marido, no me lo tengas en cuenta jefe». Lo importante es saber disimular SIEMPRE.

3- Si no sabes enviar un mensaje privado, no toques. En Twitter sucede que mucha gente envía a su timeline público lo que pensaba que era un DM con información sensible. Lo mismo que le sucedía a mi madre con Facebook, que se pensaba que escribir en mi muro sería solo una conversación entre nosotros y no la verían mis 5000 amigos (menudos tres meses de vacile tuve que soportar con la pandilla del barrio).

 

4- El buscador de Facebook no es tu muro. Un día vi publicado mi nombre y apellidos en el perfil de Facebook de un amigo. Le escribí preocupada por si quería robarme mi identidad y me explicó que se había confundido (quería cotillear mi perfil, pero en vez de utilizar la barra del buscador escribió mis datos en la barra de publicación de estado).

5- Etiqueta. Has puesto una buenísima excusa en el trabajo para asistir al concierto de tu grupo favorito, que justo actúa entre semana. Bien, lo mejor es que nadie te acompañe. Evita testigos. Siempre habrá alguien que pase todos tus filtros de privacidad de Facebook y suba una imagen tuya dándolo todo y te etiquete o te la pegue en el muro para que todos tus amigos, incluido tu encargado, se enteren que te lo has pasado fenomenal. Nunca dejes pruebas del delito, NUNCA.

 

Y a ti ¿se te ocurren más errores en redes sociales?