Cuando creías que se había hecho la paz, llega el doble check azul a WhatsApp

Cuando creías que se había hecho la paz, llega el doble check azul a WhatsApp
¡Qué fuerte tía! Tiene el doble check azul y no me ha contestado...

¡Qué fuerte tía! Tiene el doble check azul y no me ha contestado…

Hubo un día en el que WhatsApp salió a la palestra para decir que su doble check no tenía por qué significar que el mensaje hubiese sido leído. Pero, ¿cuántas parejas rompió hasta la fecha? ¿Cientos? ¿Miles? ¿Millones? Amigo, nunca lo sabremos. Cuando parecía que todo había vuelto a la calma, al Sr. Zuckerberg (propietario actual de la aplicación) no se le ocurre otra cosa que sacarse de la manga el doble check azul del WhatsApp, contribuyendo así a la vuelta de la histeria colectiva.

Antes, el doble check sólo significaba que el mensaje había sido recibido en el terminal, pero ahora, si además es de color azul, significa que el mensaje ha sido leído. Nosotros como mucho nos atrevemos a afirmar que el destinatario ha abierto el chat, porque puede que en ese mismo instante se te haya metido algo en los ojos que le dificulte la lectura, o que no lleves puestas las gafas de leer (esta excusa no cuela con todo el mundo, es indispensable que uses gafas), o que justo en ese mismo instante en el que ibas a proceder a la lectura te abdujo un extraterrestre (si esto es así no vayas contándolo por ahí si no quieres que vengan a visitarte los hombres de negro con un neuralizador de memoria).

Excusas a parte, hay una serie de usuarios de WhatsApp, que sea del color que sea el doble check, te desquician, se ponen muy pesados, y si no fueran porque eres una muy buena persona, ya los habrías bloqueado (pero no sólo de WhatsApp, sino de la vida en general). Estos elementos podemos clasificarlos en:

  1. El impaciente: “Te he enviado un whatsapp hace 5 segundos y aún no me lo has contestado, ¿te pasa algo?”. Pues mira sí, a tu amigo le pasa que tiene VIDA.
  2. El ofendido: “Te he enviado un whatsapp esta mañana, te has conectado hace menos de 2 minutos y aún no me has contestado…”. Pues mira sí, no eres el ombligo del mundo y además de tu mensaje me han entrado 8 más, eso sin contar los mil y un grupos de WhatsApp en los que me han metido (Gracias opción: silenciar durante un año). Además de que hoy es un día laborable y estoy hasta arriba de trabajo.
  3. El controlador: “Oye, ¿qué hacías ayer despierto a las 5 de la mañana?”. Si esta pregunta te la hacen mucho y no te apetece dar explicaciones, quítate la última hora de conexión.
  4. El acosador: “¿Por qué no me contestas? Puedo ver que estás en línea”. Bloquéalo ya.
  5. El psicópata. Este sujeto se ha instalado una aplicación que se llama WhatsDog (si conoces esta app es que perteneces a este grupo), cuya finalidad es muy simple: avisarte con una notificación cuando el contacto que tú elijas de tu agenda está online en WhatsApp, sin que dicho contacto sepa que lo sabes.

Y tú, ¿conoces a algún otro espécimen whatsappero?