Causas más comunes de naufragio en redes sociales

Causas más comunes de naufragio en redes sociales

erroressocialmedia

Sí, acabas de abrir tu nueva empresa y tienes que, además de crear una web, estar en redes como Facebook, LinkedIn y Twitter. Todavía tienes series dudas entre si eres más de Pinterest o de Instagram, y no sabes si tu canal de Youtube llegará a tener más de dos visualizaciones al mes, pero lo importante es que sabes que hay que estar. Teniendo claro que esto del Social Media es «very important» para que tu empresa tome contacto con clientes potenciales, pasemos a la segunda fase: ¿Qué contar a mis clientes? Bien, aquí surgen dos tipos de empresarios. Los visionarios autodidactas que son como Juan Palomo y practican el: «Yo me lo guiso, yo me lo como», o los que por responsabilidad, y a veces también desconocimiento, dejan este trabajo a profesionales. Para estos últimos hacemos un parón en este post para pedir: «APLAUSOS», venga, otra vez, «APLAUSOS».

Si, sabemos que tu primo, incluso tu vecino, sabe cargar una foto en Facebook, compartir contigo y darle a me gusta, pero eso no significa que sepa de marketing, de comunicación y de todas las acciones que se pueden llevar a cabo en estas plataformas. Por ello vamos a daros un listado de los errores más comunes en redes sociales (que podrían evitarse dejando esta laboriosa tarea en manos de personas preparadas para ello).

1- Ausencia de manual de comportamiento en redes sociales

¿A quién no le han puesto nunca un comentario negativo? No me refiero al típico comentario en una cuenta personal al estilo «Manolo, te estás poniendo fondón», sino al comentario que un cliente nos deja en una publicación «He probado vuestra nueva salsa barbacoa y sabe a rayos»… ¡SOS! ¡SOS! ¡SOS! Se han encendido las alarmas y hay que apagar un incendio. Tienes una crisis de reputación encima, y de las gordas. No optes por borrar o bloquear al usuario, gánatelo. Una manera de evitar estos problemas potenciales es tener una política de medios sociales formuladas con precisión, pero, con demasiada frecuencia, las empresas dejan pasar por alto este importante paso. En esa especie de guía se explica cómo actuar, para que nuestras respuestas siempre sean inmediatas y sigan un línea y tono de comunicación.

2-Efecto Candy Crush

Si, yo también pensé en dejar a mi novio cuando recibí la novena solicitud de juego del Candy Crush. Lo mismo sucede con aquellos empresarios que creen que publicar contenidos en redes sociales cada dos minutos significa conseguir una mayor reputación y visibilidad. En realidad el fan lo que percibe es que una, estás muy aburrido, y dos, que no dejas de saturar su timeline o muro. La sobrecarga de contenidos en medios sociales es una manera segura de conseguir que dejen de seguirte. Muchas empresas utilizan la automatización para sus publicaciones en múltiples sitios de medios sociales y esto conduce en la mayor parte de los casos a la sobrecarga. En Facebook se recomienda hacer sólo cuatro publicaciones diarias como máximo, ya que un número mayor se considera molesto para los fans.

3-Hasta en la sopa

Que tengas Facebook y Twitter no significa que tengas que estar en el resto de redes sociales del planeta. Es bueno que las registres todas con tu marca por si algún día las necesitas, pero por favor, si no las vas a renovar a diario intenta estar en aquellas que más te beneficien y permitan interactuar con tus clientes. Es una pérdida de tiempo y esfuerzo centrarse en sitios que no ayudarán a tu compañía. Para saber en cuál debes estar, primero tienes que saber dónde navegan tus potenciales clientes.

4-Informar e interactuar

Informar está muy bien, pero recuerda que los usuarios de redes sociales casi siempre buscan la interacción. Si no respondes a los comentarios de tus fans verás como tu página cae en picado. Si no haces RT en Twitter o no contestas a aquellos que han perdido un minuto de su vida en mandarte un tweet entonces te quedarás sin seguidores. Aunque tengas un día de perros, saca tu cara más amable, total no te ven, e intenta contestar siempre lo más correcto posible sin entrar en discrepancias. Los comentarios de los clientes y los visitantes deben obtener respuestas siempre, las preguntas deben ser respondidas, y las quejas deben dirigirse a los departamentos correspondientes. Si una página de medios sociales no se involucra con sus clientes pronto terminará por naufragar.

5-Calidad vs Cantidad

Y ya por último y para no ser cansinos, ¿el tamaño importa? Digo… ¿La cantidad? Importa siempre y cuando nuestros contenidos y seguidores sean de calidad. Muchas empresas viven obsesionadas con pasar a sus competidores en número de fans. Ponen como objetivo principal en Social Media conseguir el mayor número de seguidores, sin valorar que no un mayor número de fans significa más ventas. En redes sociales, la calidad prima sobre la cantidad. Las empresas que se centran en los números probablemente no llegarán muy lejos. Es mucho más importante crear un grupo leal y dedicar tus esfuerzos a seguidores interactivos, que permiten mayores y mejores resultados.

Bien, hasta aquí nuestra lista de causas posibles del naufragio de tu marca en redes sociales, pero este post tendrá continuación porque las meteduras de pata son infinitas. ¿Y tú? ¿Te arriesgas a dejar tu barco a la deriva o prefieres marcar el rumbo con nosotros?